Archivo mensual: septiembre 2015

La mona tonta

Un grupo de científicos reunieron en una jaula a seis monas muy monas.

Decidieron darles de comer unos plátanos y los colgaron del techo de la jaula, pero a tal altura las monas no llegaban a alcanzarlos. Entonces introdujeron unos cubos de diferentes tamaños pero suficientes para que llegarán a la fruta amontonandolos.

Una de las monas alcanzó la comida e inmediatamente los demás recibieron duchas de agua fría.

Otra de las monas también lo intentó y al alcanzar la comida el resultado fue el mismo, todos los demás recibieron de nuevo la ducha fria.

Tras varios intentos con resultado de ducha fría las monas adoptaron una actitud: golpear sin miramientos al que subía por los cubos para llegar a la comida.

En ese instante los científicos hicieron salir una de las monas de la jaula e introdujeron en ella una mona nueva sin experiencia previa a las duchas. Naturalmente la nueva, al ver la comida, intentó subirse para alcanzarla, recibiendo los golpes de las otras monas para impedirle que tomara los plátanos.

Las monas fueron cambiadas una a una hasta que las primeras seis desaparecieron.

Las seis monas siguientes no recibieron ducha fría aunque sí recibieron golpizas y eso hicieron cada vez que entraba una mona novata: recibía los golpes de sus compañeras pero en realidad ninguna había recibido la ducha anteriormente.

Es necesario aprender a conocer los motivos escondidos si no queremos recibir los golpes de los demás, y así desmontar costumbres que ya no están relacionadas con nosotros.